Castigos en la piratería.

En la siguiente entrada haremos hincapié en los distintos castigos asociados a la piratería, ejercidos tanto entre sus propios participantes como por las autoridades competentes. Sin más preámbulos os presentamos  una lista sobre algunas de las que más impacto han tenido a lo largo de la Historia:

Caminar por el tablón/Walk the plank

Tal y como su nombre indica, la ejecución se basaba en inmovilizar parcialmente a la víctima y obligarle a andar a lo largo de un tablón que sobresalía de la cubierta del barco. Dependiendo de la tripulación se lanzaba carnaza al agua para atraer a los escualos con la intención de que devorasen vivo a la víctima o se le ataba una bala de cañón para que se hundiera rápidamente en las profundidades.

Walk the plank final

A pesar de que ésta práctica se haya convertido en uno de los “clichés piratas” más recurrentes no debió ser una práctica comúnmente utilizada. Esto es debido a que la intención primera de los piratas era eliminar de un modo eficaz y rápido a su objetivo, por lo que no tenían intención de perder el tiempo elaborando un castigo especialmente ingenioso y que implicara a su vez una tortura psicológica para el sentenciado.

Marooning

Castigo basado en abandonar a un tripulante en una isla deshabitada, partiendo de esta base las opciones en torno a su puesta en práctica son bastante variadas. En algunos casos se le entregaba al abandonado una botella de agua y una pistola con una única bala, en caso de que quisiera suicidarse. En otras ocasiones lo que se hacía era abandonar al sentenciado en una lengua de arena durante la marea baja, de este modo el sufrimiento psicológico se acrecentaría a cada hora que pasaba ya que el terreno iría cediendo paso al mar hasta que cubriera toda la superficie transitable.

Su uso sería más común a lo largo de los siglos XVII y XVIII, pasada tal época y con la piratería convirtiéndose en un recuerdo cada vez más lejano se iría abandonando esta práctica paulatinamente. Es en esa “Edad de oro” de la piratería cuando el término marooning adquiere un tono sarcástico, ya que se convierte en la acción de “nombrar a alguien gobernador de una isla”.

Marooning sun

Esta lenta sentencia de muerte era reservada a aquellos que intentaban amotinarse y fracasaban; la autoridad del capitán se reafirmaba mediante su uso y podía hacer que aquellos interesados en atentar de nuevo contra su mando se lo pensaran dos veces. También existen los casos en que se hacía uso de tal castigo sobre aquellos que intentaban traicionar a sus compañeros durante una travesía en alta mar, generalmente cuando se intentaban aprovechar de la parte del botín de otro tripulante o no le prestaban ayuda en situaciones de peligro como combates o temporales.

Pasar por la quilla/Keelhauling

Consistía en atar al sentenciado a una soga y tras ello se tiraba de uno de los extremos de la cuerda haciendo que la victima tuviera que recorrer toda esta distancia sin posibilidad alguna de moverse. Debe recalcarse que esta cuerda era lanzada por uno de sus flancos, cruzaba la parte inferior del barco (quilla) y sobresalía por el extremo opuesto.

A fin de cuentas es una condena a muerte, ya que si la persona atada no moría ahogada mientras se le arrastraba, los crustáceos y astillas de la parte baja del casco producían cortes lo suficientemente profundos como para matarlo. Intentar evitar el roce mediante un arrastre más lento provocaría el ahogamiento y uno más rápido unos cortes más profundos, es por ello que las probabilidades de sobrevivir a tal experiencia eran prácticamente nulas.

Keelhauling

El origen de esta palabra puede hallarse en el código de navegación holandés del siglo XVII, en sus páginas aparece el término “kielhalen”, proveniente del inglés keelhauling, el cual hace referencia a arrastrar a una persona a lo largo de la quilla. De todas formas los orígenes sieguen siendo difusos, ya que hay quienes afirman que este castigo puede retrotraerse hasta el Imperio Romano. Tal y como hemos dicho anteriormente esta clase de castigos tan elaborados no eran algo muy común, se hacía uso de los mismos en ocasiones realmente especiales y cuando la tripulación tuviera el suficiente tiempo libre como para poder observar todo el proceso.

Ahorcamiento

El ahorcamiento sería uno de los castigos más ejemplares, convertidos en su época en un autentico acontecimiento de masas que reunía tanto a las autoridades como a aquellos movidos por el morbo y el interés que subconscientemente, siempre ha generado la violencia.

Ser ahorcado era considerado como una muerte innoble, a diferencia de la decapitación que era reservada para la nobleza o altos cargos del gobierno, el clero o el ejército. Es por ello que la amenaza de ahorcar a aquellos dedicados a la piratería fuera un recurso ampliamente utilizado por las autoridades para intentar disminuir el número de nuevos reclutas que decidían unirse a estos asaltantes marinos.

pirates gallows

El cadalso era una estructura de madera de donde pendía la soga y se elevaba del suelo gracias a unos escalones, permitiendo así a la multitud observar la ejecución. A una orden de la autoridad al mando, el verdugo lanzaba al vacío al sentenciado con la soga atada firmemente al cuello, provocándole la muerte casi instantáneamente, o haciendo que se ahogase alargando así su sufrimiento.

En las ocasiones en que el ahorcado fuera un criminal ampliamente conocido se volvía a colgar su cuerpo en alguna zona especialmente elevada como recordatorio a la legalidad vigente. Esta misma práctica era utilizada  a menudo en las tripulaciones pertenecientes a la Hermandad de la Costa, que reservaban tal castigo a aquellos que abandonaban a un compañero en una situación de peligro, aunque no por ello era uso exclusivo de los mismos.

Terminamos así esta entrada acerca de los diversos castigos relacionados con la piratería, esperamos que os haya sido de interés. Si tenéis más dudas, queréis proponernos temas que exponer en las siguientes entradas o buscáis ahondar más en el mundo de la piratería podéis poneros en contacto a través de facebook y twitter, estaremos encantados de ayudaros.


Fuentes:

BARAÑANO, Kosme M. de. La mar de arte: [una travesía por la historia de la navegación a vela] = Art galore: an exploration into the history of sailing. Valencia: IVAM, Institut Valencià d’Art Modern, D.L. 2005.

GONZÁLEZ DÍAZ, Falia. Mare Clausum, Mare Liberum. Piratería en la América española. Madrid : Subdirección General de los Archivos Estatales, 2009.

JARMY CHAPA, Martha. Un eslabón perdido en la historia: piratería en el Caribe, siglos XVI y XVII. México: universidad Nacional Autónoma de México, Colección Nuestra América, 1983.