Jolly Roger, el emblema de un destino funesto. Parte 1.

El imaginario popular nos ha llevado a relacionar rápidamente la palabra pirata con la bandera de la calavera con dos tibias cruzadas. Los orígenes del uso de este elemento son difusos y existen diversas teorías respecto a los mismos, por lo que a día de hoy no es posible concretarlos totalmente.

Las diferencias temporales entre los ejemplos que expondremos a continuación dan a entender la dificultad de intentar zanjar la discusión acerca de quién fue aquel que comenzó a navegar bajo este característico pabellón.

Jolly_Roger_Base_1

Comenzaremos nuestra explicación tratando el origen del término Jolly Roger. Diversas teorías establecen que el nombre original que se otorgaba a estas banderas era el de “Old Roger”, al que con el tiempo se le añadiría el calificativo “Jolly”.

El uso del término Roger, podría venir de la traducción al inglés de vagabundo, dentro del imaginario popular del momento se relacionaba a esta clase de personajes con el diablo. De este modo los piratas simulaban entablar una relación simbólica mediante la alusión al demonio y así infundir en sus presas una imagen de ellos mismos como seres violentos y sin piedad.

Los primeros ejemplos de este tipo de bandera podrían hallarse en los piratas musulmanes situados en el Mediterráneo, los cuales solían pintar calaveras en sus banderas. Es probable que ésta práctica fuera copiada por marinos occidentales y añadieran los colores negro o rojo y otros elementos como piezas de armamento, huesos u otros elementos.Aunque parece que el primer contacto se retrotrae a 1625, cuando Peter Easton usaría una bandera negra sin distintivos como pabellón para su barco, siendo imitado por piratas futuros como Edward Teach (alias Barbanegra) Charles Vane o Richard Worley.

pirate-ships-27239-1366x768

Es gracias al registro acerca de las actividades de Emannuel Wynn cuando se tiene un registro fiable del uso de la bandera pirata. Corre el año 1700 cuando el capitán de la nave inglesa Poole avista en el horizonte a un barco que porta en su negro pabellón una calavera con dos tibias cruzadas y un reloj de arena. Ambas naves intercambiarían disparos sin conseguir dañarse entre ellas, lo que permitió a la Poole alcanzar un puerto seguro desde donde dio constancia a las autoridades del uso que Wynn estaba dando la bandera.

Otra versión de un hecho similar se remonta a 1723, momento en que el Princess Galley transportaba un cargamento de esclavos al Nuevo Mundo. Avistada una nave con un pabellón con una calavera y dos alfanjes cruzados y conociendo lo que ocurriría si oponían resistencia, el capitán negrero Wickstead decidió rendir su nave para así intentar salvar su vida. Los asaltantes se hicieron con el cargamento humano y de paso obligaron al cirujano, al barbero y al cocinero del buque apresado a unirse a su tripulación.

A su vez dos miembros del Princess Galley decidieron enrolarse en la tripulación pirática, lo que nos lleva a recordar que no eran extraños los casos en los que la marinería se enrolara dependiendo de las circunstancias bajo las órdenes de proscritos o de marinos que actuaran dentro de los marcos legales.

Jolly roger beach

El uso de la Jolly Roger podría incluirse como un recurso dentro de la guerra psicológica. Ya que el objetivo de los piratas se basaba en la captura del cargamento o incluso del propio navío se podía intimidar lo suficiente a la tripulación enemiga para que se rindiera sin oponer resistencia. En caso de que esto no fuera suficiente existía la práctica común de recoger la enseña del barco e izar una bandera roja.

Una de las teorías acerca del uso de la bandera roja nos lleva a las acciones corsarias y piráticas realizadas en el occidente europeo. Los citados piratas de esta aprte del globo solían hacer uso de este tipo de insignia,  la cual simbolizaba que se procedería al asalto del navío y que no se mostraría piedad una vez iniciado el mismo.

Terminamos así esta primera parte correspondiente a la Jolly Roger. En la siguiente entrada haremos un repaso sobre las diversas enseñas utilizadas por algunas de las personalidades dentro del mundo de la piratería y añadiremos varios de los usos que se han hecho de la misma a lo largo de la historia hasta la actualidad.


Fuentes:

ABELLA, Rafael. Los halcones del mar. Martínez Roca, Barcelona, 1998.

MASIÁ DE ROS, Ángeles. Historia General de la Piratería. Barcelona: Editorial Mateu, D.L.Colección Keops, Visiones Históricas, 1959.

LE BRIS, Michael. Oro sangre y sueños. Pozuelo de Alarcón (Madrid): Espasa-Calpe, D.L. 2003.

Anuncios