Empecemos por lo básico.

Existe un profundo desconocimiento acerca del mundo de la piratería y las distintas personas que formaban parte del mismo. Es común el error en el que se cree que todos aquellos dedicados a asaltar naves y poblaciones eran piratas, ya que existen grandes variaciones dependiendo de los métodos y los objetivos que buscaban.

Para empezar a abrirnos paso e ir descubriendo sus secretos lo mejor será explicar las distintas categorías por las que fueron llamados estos personajes.

pirates_by_Hamsterfly

Piratas: es la acepción más conocida y en ella se establecen todos aquellos que se dedican principalmente al saqueo de naves y poblaciones, independientemente de su nacionalidad ya que estos personajes buscan únicamente su beneficio propio y siguen exclusivamente al pabellón de su navío.

Evidentemente el paso del tiempo hizo que variaran sus intereses,  alianzas y métodos de ésta clase de personajes. Dando así lugar a que los piratas alternaran sus actividades delictivas con el corso, el contrabando o la trata de esclavos.

Bucaneros: conjunto formado por criminales huidos, esclavos fugitivos, desterrados por deudas, delitos o causas religiosas conformaron grupos entre ellos y se asentaron en las Antillas menores.

Dedicados a la caza de puercos cimarrones, curaban tales carnes al sol para ahumarlas más tarde. Tal método sería llevado a cabo en unas barbacoas que ellos denominaban buccan. Una vez acabado el proceso aprovechaban para venderlas o intercambiarlas estas viandas por armas u otros pertrechos a los barcos que pasaran cerca de sus asentamientos. Comenzarán poco después a lanzarse al mar en pequeñas embarcaciones para asaltar pequeñas poblaciones costeras.

Filibusteros: nacidos de los propios bucaneros en el siglo XVII, estos individuos dedicarían un mayor esfuerzo a las correrías marítimas utilizando navíos de mayor tamaño que sus predecesores lo que les permitiría centrarse en objetivos de un mayor tamaño, tales como convoys comerciales o grandes poblaciones y plantaciones. A pesar de todo ello no abandonarían sus antiguas costumbres y a mennudo alternarían las actividades piráticas con la caza y la pesca típica de la vida bucanera.

Corsarios: los corsarios pueden remontarse hasta el siglo XIV, incluso antes ya que existen ciertos textos de la Baja Edad Media en la que se hace alusión a este tipo de marinos.

Diferenciados del resto de asaltantes marinos, los corsarios se caracterizan debido a que son particulares que auspiciados bajo un contrato con una determinada nación se dedica a atacar tanto los navíos como poblaciones de sus países enemigos. Por ello el corsario se ve obligado a navegar bajo el pabellón de la nación que ha contratado sus servicios.

Existe por tanto cierta ambigüedad acerca de cuándo comienza la piratería y acaba el corso, ya que una fácilmente puede dar pie a otra. A su vez un mismo individuo puede ser considerado como un corsario por sus compatriotas, mientras que se le puede tildar de pirata por parte de aquellas víctimas de sus actividades.

Esperamos que estas primeras pinceladas de información os hayan interesado, en siguientes entradas nos dedicaremos exclusivamente a cada uno de los ejemplos hoy expuestos ampliando la información acerca de ellos.

¡Recordad que también podéis seguirnos en Facebook y en Twitter!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s